26 ene. 2018

Desenredando la madeja de la edición académica: La relación entre los intereses comerciales, el prestigio académico y la comunicación de la investigación



Desde la Segunda Guerra Mundial, las prácticas editoriales académicas han tenido que hacer frente a enormes cambios en la escala de la empresa de investigación, en la cultura y la gestión de la educación superior y en el ecosistema de comunicación académica. El ritmo del cambio ha sido particularmente rápido en los últimos veinticinco años, gracias a las tecnologías digitales. Esto ha ha conllevado a una situación de creciente divergencia entre los diferentes roles implicados en la edición académica: como medio de difusión del conocimiento validado, como una forma de capital simbólico para la progresión de la carrera académica y como empresa comercial rentable.
El objetivo de este documento informativo es proporcionar una perspectiva histórica que pueda informar sobre los debates de cómo debería ser el futuro de la publicación científica. Se sostiene que la política actual en materia de publicación de acceso abierto y muchas de las demás propuestas para la reforma de la edición científica se han centrado demasiado en las oportunidades y los desafíos financieros de los cambios más recientes en las tecnologías de la comunicación digital y han dado excesiva importancia a las preocupaciones comerciales. Demostrando que las prácticas empresariales y el significado cultural de la publicación académica se han transformado significativamente desde finales del siglo XIX a medida que el aumento de los fondos gubernamentales impulsó la expansión y profesionalización de la comunidad investigadora, un proceso que se aceleró rápidamente después de la Segunda Guerra Mundial. Se examina cómo las prácticas editoriales académicas han respondido al creciente número de investigadores y publicaciones en todo el mundo, a las expectativas cambiantes de la carga de trabajo y los resultados académicos en el sector de la educación superior, y a los nuevos modelos de negocio en la industria editorial. Un fenómeno clave ha sido la creciente importancia de las obras publicadas como muestras de prestigio para los académicos que definen la carrera profesional. Aunque las nuevas tecnologías que surgieron a finales del siglo XX ofrecen un gran potencial para mejorar la velocidad y eficiencia de la comunicación académica, el modelo editorial ha cambiado relativamente poco para adaptarse al nuevo ecosistema.

Fyfe, Aileen and Coate, Kelly and Curry, Stephen and Lawson, Stuart and Moxham, Noah and Røstvik, Camilla Mørk Untangling Academic Publishing: A history of the relationship between commercial interests, academic prestige and the circulation of research., [Report] 



18 dic. 2017

Ciudadanos digitalmente empoderados. Guía para educadores

Nielsen, Lusa “Empowered Digital Citizens Guide for Educators

Es fundamental capacitar a los estudiantes para que se conviertan en aprendices de por vida y  proporcionarles habilidades para afrontar los desafíos futuros de forma ingeniosa y creativa. No se trata de usar herramientas digitales para apoyar estrategias y modelos educativos obsoletos; se trata de aprovechar el potencial de la tecnología para amplificar la capacidad humana de colaboración, creatividad y comunicación.

Las escuelas de la ciudad de Nueva York están preparando el camino para abordar lo que ha sido un problema para los estudiantes de bajos ingresos. La Ley de Protección de Internet para Niños (CIPA) requiere que las escuelas que reciben fondos para estudiantes de bajos ingresos tengan acceso a Internet. Con demasiada frecuencia, las decisiones se guiaban por una cosa: la seguridad. Si bien eso es ciertamente importante, los estudiantes merecen estar preparados para el mundo conectado en el que viven. Afortunadamente, ahora en la ciudad de Nueva York, a las escuelas les será mucho más fácil cerrar la brecha y proporcionar a los estudiantes acceso a los recursos que las escuelas de mayor nivel de ingresos han adoptado desde hace mucho tiempo. Según Mary Beth Hertz “A veces pensamos demasiado sobre el contenido que bloqueamos, y olvidamos que cuando excluimos a los niños de las redes sociales, limitamos sus oportunidades de éxito, de explorar su talento y fortalezas”. Los temas más delicados y de seguridad en la red se abordan mejor a través de la educación que en fijar las esperanzas en una solución tecnológica simple. Si queremos preparar a los estudiantes para el mundo en el que viven, la vida dentro de la escuela debe parecerse a la vida fuera de la escuela. El papel del educador moderno es garantizar que los estudiantes comprendan cómo utilizar los recursos digitales de manera responsable y efectiva para el éxito en la universidad, la carrera profesional y la ciudadanía. Para apoyar a las escuelas en este trabajo, NYC DOE ha creado pautas sobre seguridad en redes sociales, guías para padres y maestros, infografías y libros de actividades para estudiantes. Lisa Nielsen experta en el tema aconseja “Pensar fuera de la prohibición” para aprovechar el poder de la tecnología para aprender, y usar el poder de las redes sociales para dar voz a educadores y estudiantes.
Consejos para gestionar un aula digital:
  • Asegurarse que los asientos le permitan al maestro ver las pantallas de los estudiantes.
  • Usar programas y técnicas para que a los estudiantes se centren en la tarea.
  • Ayudar a los estudiantes a desarrollar estrategias de enfoque.
  • Usar técnicas y herramientas para ayudar a evitar distracciones.
  • Seleccionar programas como Classcraft o gamify para administrar la clase.
Normas ISTE de tecnología educativa para transformar el aprendizaje y la enseñanza
Las normas ISTE funcionan como una hoja de ruta para educadores y líderes educativos audaces e innovadores que desean rediseñar sus escuelas y aulas para el aprendizaje en la era digital, hacia una integración de la tecnología significativa y efectiva.

Uso de Youtube
Youtube es una plataforma efectiva y popular para aprender, crear y publicar. Será importante imgormar a los estudiantes sobrequé hacer si encuentran contenido inapropiado. Además de impartirles lecciones sobre alfabetización mediática y cómo validar contenidos de calidad.
La configuración de YouTube en G Suite permite a los administradores restringir qué videos de YouTube se pueden ver, qué videos pueden aparecer como recomendaciones y qué videos se muestran en los resultados de la búsqueda de YouTube para los usuarios de las aplicaciones con sesión iniciada en una institución.

Medios de comunicación social (Twitter, Facebook,… )
Enseñar a los estudiantes en el uso efectivo de las redes sociales es crucial para que los estudiantes desarrollen alfabetización de noticias, alfabetización mediática y alfabetización general cuando se trata de leer y escribir. Estas plataformas son  donde desarrollan una imagen digital y se encuentran con una audiencia auténtica.
Guía para redes sociales en el aula. Ver

Mensajería instantánea ( iMessage, Yahoo Messenger, Skype)
La mensajería instantánea es una poderosa herramienta para comunicarse y colaborar.

Música (Spotify, Apple Music, Google Play Music)
Los estudiantes viven sus vidas en una banda sonora. Existe un importante cuerpo de investigación que indica que los estudiantes pueden continuar siendo productivos escuchando la música adecuada. No solo eso, sino que también se ha descubierto que la música mejora el estado de ánimo, la productividad y la colaboración. Se debe enseñar que música elegir para mejorar la concentración.

Tomado de: Universo Abierto
Infografía: Tech Learning


30 nov. 2017

Préstamo de Hotspots en bibliotecas para mitigar el déficit de inclusión digital de cara a proporcionar un servicio de Internet asequible, móvil y sin límites

Los “Hotspots”  o puntos calientes son esencialmente lugares de acceso inalámbricos que proporcionan acceso a la red y/o a Internet a dispositivos móviles como un ordenador portátil o smartphone, generalmente en lugares públicos. Para decirlo de una manera más sencilla, los “Hotspots” son lugares donde puede llevar su ordenador portátil u otro dispositivo móvil y conectarse a Internet de forma inalámbrica; algunos dispositivos y teléfonos inteligentes también actúan como puntos de acceso inalámbricos móviles. 
Los típicos lugares de acceso Wi-Fi incluyen cafés, bibliotecas, aeropuertos y hoteles. Para    Samantha Schartman-Cycyk y Katherine Messier, autoras del informe Mobile Beacon “Las bibliotecas son los líderes claros cuando se trata de proporcionar acceso de banda ancha a una comunidad”, de este modo, según datos del informe el 86% de las bibliotecas ofrecen acceso a Internet y más de la mitad de las que no lo ofrecen están pensando en implementar un programa de acceso. El dispositivo de hotspots móvil permite a los usuarios conectarse a Internet por medio de una cajita pequeña con un plan de datos de teléfono celular que pueden llevar consigo a cualquier lugar. El dispositivo emite una señal Wi-Fi a la que cualquier otro dispositivo personal (laptop, tablet, teléfono) se puede conectar. Así, los hotspots móviles son dispositivos portátiles que brindan a los usuarios acceso a Internet desde su casa o cualquier otro lugar de su conveniencia. Al prestar este aparato a sus usuarios, la biblioteca podrá facilitar a sus usuarios acceso a Internet fuera de sus instalaciones y reducir así la brecha digital en la ciudad.
Otros beneficios del programa incluyen:
– Ofrecer conectividad en eventos de la comunidad
– Reducir las dificultades de los niños para hacer sus tareas en casa
– Ayudar a las personas con oportunidades de empleo
– Acceder a información de salud, especialmente para adultos mayores
– Permitir a personas discapacitadas el acceso a Internet desde casa

Un ejemplo de buenas prácticas en este sentido es Kitchener Publuc Library,una biblioteca de una ciudad cerca de Otawa en Canadá, que se convirtió en la primera biblioteca canadiense en prestar hotspots Wi-Fi móvil. Un hotspot («punto caliente») es un lugar que ofrece acceso a Internet a través de una red inalámbrica y un “enrutador” conectado a un proveedor de servicios de Internet. Estos dispositivos de mano se pueden sacar para un máximo de 21 días para que cualquier usuario disponga de wi-fi en cualquier lugar donde se encuentre. 

Las bibliotecas son un eje central para mitigar los déficit de inclusión digital de cara a proporcionar un servicio de Internet asequible, móvil y sin límites para que todas las personas puedan participar plenamente de los beneficios que proporciona el ecosistema. De este modo las bibliotecas (y otras instituciones comunitarias) están aprovechando los servicios móviles de Internet para satisfacer las necesidades de la comunidad; cuestiones que deben vigilarse y abordarse mediante la formulación de políticas y prácticas bibliotecarias.
De modo que cualquier usuario con su tarjeta de la biblioteca puede pedir prestado un dispositivo de acceso Wi-Fi. Estos aparatos de acceso son ideales para quienes buscan trabajo, estudiantes o cualquier persona que necesite acceso a internet fuera del horario de la biblioteca, o fuera de la biblioteca. Los dispositivos ofrecen datos ilimitados y trabajar en cualquier lugar de Canadá. Los dispositivos Wi-Fi están disponibles gratuitamente para cualquier persona mayor de 18 años con carnet de la biblioteca con un límite de tiempo de préstamo es de 21 días. Pero, al igual que con otros programas y servicios de biblioteca, las oportunidades para los préstamos de hotspot pueden verse limitadas por los presupuestos y la dotación de personal de las bibliotecas para apoyar la gestión y el alcance más eficaces para aprovechar los hotspots. Como cualquier plan de datos celulares, existen límites de datos para el hotspot móvil dependiendo en el plan mensual de servicios. Los planes varían según el proveedor. En general, mientras más datos, más caro será el plan. Algunos proveedores de servicios ofrecen planes de datos ilimitados (normalmente la opción más cara) o desde 300MB hasta 12GB. Un informe de Ericsson Mobility halló que, en 2015, el uso promedio de datos mensual fue 1.4GB por smarthphone, 5.8GB por ordenador portatil, y 2.6GB por tablet. Las necesidades de los usuarios de la biblioteca varían, pero es recomendable estimar un coste sobre datos medios consumidos, lo que   contribuirá al éxito del programa.


Tomado de: Universo Abierto